Derecho

Sandra Ponce de León: “la vida en sociedad se desarrolla sobre la base de dos conceptos: el Estado con su autoridad y el individuo con su libertad”.

En dicha oportunidad, Sandra Ponce de León mencionó que “la vida en sociedad se desarrolla sobre la base de dos conceptos: el Estado con su autoridad y el individuo con su libertad”.

Esta la Constitución Política de la República de Chile, norma fundamental y primera de nuestros ordenamiento jurídico, la que busca un equilibrio en esta relación y así se manifiesta como poder para el Estado y como derechos para los particulares.

Respecto a los derechos, para Sandra Ponce de León, “la Carta Política como equilibrio y control del poder público estatal, impone el reconocimiento de los derechos fundamentales de las personas como anteriores al orden jurídico y al Estado –inciso 1, art.1- a la vez que establece el deber de servicio del Estado respecto de los individuos y el amparo e incentivo de tales derechos (art. 1 incisos 1, 4 y 5)”.

Por su parte, el Poder Público del Estado se traduce en derechos subjetivos del Estado, exteriorizados en actos de poder, como forma del ejercicio de su competencia legítimamente conferida, tales como:

  1. Derechos Personales: reconocimiento de su específica capacidad y eficacia jurídica de sus actos, derecho al nombre y demás signos distintivos.
  2. Derechos Prestacionales: sean prestaciones positivas, tales como cosas, dinero y servicios por parte de los individuos, entre ellos derechos públicos de crédito, tributos, etc. Sean prestaciones negativas, como observancia de prohibiciones y limitaciones por parte de los administrados.
  3. Derechos Funcionales: prestaciones de servicios públicos.
  4. Derechos Públicos Reales: sobre bienes de su dominio y limitaciones de los bienes privados en interés público y, en general, una serie de potestades públicas que le permiten imponerse respecto de los particulares para así cumplir con su fin propio, cual es, el bien común (art. 1, inciso 4), cuyo cumplimiento no sólo satisface con su rol instrumental, antes señalado, sino que la vida en sociedad le impone, también, un papel regulador, controlador y sancionador que tiene asignados por normas de la propia Ley Suprema y cuyo origen se encuentra en los arts. 5, 6, 19 N. 26,20, 38 inciso 2, 48, 49, 82 y 87 (entre otros).

En síntesis, la relación jurídico-administrativa se desarrolla sobre la base, por una parte, de los derechos de las personas, anteriores al orden jurídico y al Estado y, por otra parte, del rol instrumental asignado al Estado frente a los individuos, que impone ejercer su autoridad con el límite del reconocimiento, protección y amparo de tales derechos, sin perjuicio del papel regulador, controlador y sancionador que debe cumplir para obtener el bien común.

 

 

Comenta con Facebook