En qué Invertir

invierte responsablemente

Transformación digital y gobiernos corporativos Transformación digital y gobiernos corporativos
Ciertamente la tecnología cambió el paradigma social en que vivimos. Hace algún tiempo atrás, hablar del pasado, era mirar diez, quince, o quizás veinte... Transformación digital y gobiernos corporativos

Ciertamente la tecnología cambió el paradigma social en que vivimos. Hace algún tiempo atrás, hablar del pasado, era mirar diez, quince, o quizás veinte años atrás. En nuestro tiempo, mirar el ayer, ya es una sensación de que muchas cosas pasaron en nuestro día, nuestra vida, y en nuestro entorno.

Hoy, las familias hablan por Whatsapp, los alumnos tienen acceso a más información que la conocida por su profesor, la música y los videos están en la nube, no hace falta comprar un periódico para estar informado, los pacientes interrogan a los médicos y un montón de detalles de nuestra vida cotidiana que se han visto profundamente alterados.

Pasa exactamente lo mismo con los negocios. La transformación digital está obligando a repensar procesos de todo tipo: La estrategia, las operaciones, el marketing, la tecnología, el desarrollo de marca, la atención al cliente, la selección de personal, la comunicación interna, la relación con los proveedores, los procesos de internacionalización, la gestión de crisis, los procesos de innovación, la formación de personal y un largo etcétera hasta abarcar todos y cada uno de los procesos de cualquier organización.

En los últimos años tanto en Chile como a nivel mundial, el gobierno corporativo y sus buenas prácticas han sido un tema recurrente, los directorios de empresas públicas y privadas son cada vez más profesionales e independientes, lamentablemente a veces esta comprensión de que el mundo está cambiando de manera tan radical, que se ha transformado digitalmente, no está siempre presente en los máximos órganos del gobierno corporativo, es decir, los directorios.

La brecha digital en los directorios es profunda, y este fenómeno no se da sólo en las economías emergentes, también se da en economías avanzadas como la americana, a nivel de ejemplo a finales del 2017 tan solo el 19% de los directores independientes de las juntas directivas de S&P 500 tenían experiencia en las industrias de tecnología o telecomunicaciones.

Algunas de las características de un director de nueva generación (es decir digital) son:

· Entiende en profundidad las tecnologías que están disponibles en su industria, como funcionan y sobre todo cuál es su impacto en su negocio actual y futuro.

· Influye con su visión y experiencia en el gobierno corporativo, incorporando el conocimiento digital en los procesos formales de decisión estratégicos de su compañía.

· Establece el tono del futuro digital de la compañía y de su cultura.

· Entiende los desafíos naturales de los procesos de cambio en los cuales la mayor dificultad radica en impactar las mentalidades y los comportamientos de su organización y principalmente en su propio directorio.

Un buen director debe ser capaz de discernir entre lo que tiene valor y lo que es humo ya que en el mundo digital no todo lo que brilla es oro. Delegar el futuro digital de una empresa enteramente a la administración, es un riesgo que hoy en día ningún directorio debe correr.

Existen cuatro tipos de directores digitales:

· El pensador digital: No ha operado nunca un negocio digital, ni es un nativo digital, sin embargo entiende a nivel conceptual los conceptos clave y está lleno de ideas.

· El tecnólogo digital: Este director tiene experiencia directa y profunda en negocios de corte tecnológico, pero generalmente carece de conocimiento de negocio y de industria.

· El líder digital: Este director tiene una amplia experiencia gerencial dirigiendo negocios tradicionales y aunque no es experto digital, tiene heridas de guerra liderando grandes procesos de cambio.

· El transformador digital: Este director ha participado activamente en procesos de transformación digital o los ha liderado en primera persona, generalmente no tiene el mismo nivel de seniority del líder digital, pero es más práctico y astuto a nivel digital.

No es suficiente que las empresas incorporen talento digital en sus directorios, por lo que es vital diseñar un proceso de Onboarding que permita que los directores nóveles, sean capaces de articular formas cuantificables de medir el valor generado por la transformación digital y conectarla a los resultados del negocio, mientras que para los directores más veteranos es clave ayudarles a adoptar una actitud y conciencia digital que les permita desprenderse de sus prejuicios para así desde su vasta experiencia y con una mirada renovada aportar al proceso de transformación de su compañía.

Por Héctor Roldán

CEO Simple Consulting

Comenta con Facebook

Equipo de Prensa Editor en Jefe

Indicadores

Sábado 20 de Abril de 2019
  • UF: $27.616,22
  • Dólar: $660,48
  • Euro: $745,97
  • IPC: 0,50%
  • UTM: $48.353,00
  • IVP: $28.848,19
  • Imacec: 1,40%
  • TPM: 3,00%
  • Libra de Cobre: 2,93
  • Tasa de desempleo: 6,70%