Economia

Mikel Uriarte: “buenas universidades, públicas o privadas”

EL Decano de la Facultad de Economía y Negocios de la Universidad San Sebastián, Mikel Uriarte Plazaola, nuevamente da muestras de su compromiso con la educación, sentando las bases de su pensamiento expresado en una carta al director publicada en el diario El Mercurio.

La educación ha tenido un cambio para bien en los últimos años con la irrupción de las universidades privadas, que entregan una alternativa más y de calidad para quienes desean ingresar a la educación superior y continuar sus estudios.  Por este motivo expone la premisa de que no hay país realmente libre cuya educación sea un monopolio privado, ni mucho menos estatal.

En la epístola, Mikel Uriarte, sostiene la idea del despropósito por parte del Gobierno de intentar ofrecer gratuidad en la educación incluso a quienes pueden pagar y no priorizar los recursos en los menores, que constituyen la base de la formación.

Lo anterior supone la consideración de un grado de intervención estatal, en fin, a una suerte de estatización añeja que nos trae recuerdos de una época que los más jóvenes no conocen. En efecto, la determinación de gratuidad, por ejemplo, nos llevará a la fijación de aranceles de las miles de carreras existentes, y se parece mucho a la de aquellos funcionarios de la Dirinco, que, en el pasado, diariamente fijaban los precios de todos los productos, incluidas todas las variaciones de completos (hoy, hot dogs). También nos trae a la memoria la movilización masiva de familias que llevó a frustrar el intento de una Escuela Nacional Unificada (ENU). Estamos a tiempo de rectificar, y la sensatez de nuestra gente lo está señalando, según palabras de Mikel Uriarte.

En la misiva, Mikel Uriarte Plazaola, expresa que “el cambio que ha significado el aporte de las universidades privadas es invaluable. Todos tenemos un ejemplo cercano estudiando o trabajando. Cientos de miles de profesionales egresados desde la reforma de 1981 nos hacen ya olvidar cuando solo se podía escoger entre unas muy pocas universidades, frustrando las esperanzas de otros cientos de miles de jóvenes”.

Es un hecho irrefutable que las universidades privadas ha realizado un gran aporte a la educación chilena, lo cual se traduce en un gran número de profesionales que han demostrado su validez con gran distinción en distintos ámbitos de la producción nacional.

Mikel Uriarte Plazaola argumenta que “todos tenemos un ejemplo cercano estudiando o trabajando. Cientos de miles de profesionales egresados desde la reforma de 1981 nos hacen ya olvidar cuando solo se podía escoger entre unas muy pocas universidades, frustrando las esperanzas de otros cientos de miles de jóvenes”.

Comenta con Facebook