En qué Invertir

invierte responsablemente

Historia de un ídolo Historia de un ídolo
Matías Fernández enamoraba con Sulantay en el banco y la selección chilena sub 20 clasificaba al mundial de Holanda 2005. El escudero ofensivo de... Historia de un ídolo

Matías Fernández enamoraba con Sulantay en el banco y la selección chilena sub 20 clasificaba al mundial de Holanda 2005. El escudero ofensivo de Matías y de esa selección corría por la derecha y llamaba la atención por su despliegue, porque convertía goles, y tambien que fuera cuico. Pije de cuna y de barrio, el menudo carrilero parecía una anormalidad dentro de un ambiente predominantemente popular. Sin embargo, la expresión pasional de la pelota se refleja en casi todos lados con similar intensidad, y el respeto del hincha y de los pares se gana en la cancha, y en ella el Chapa dejaba la vida. Su prometedora carrera marchaba maciza, ganándose rápidamente una camiseta de titular en su club Universidad Católica, pero ¿pensaba seriamente dedicarse de manera profesional a la redonda? 800 puntos en la PSU, amigos todos universitarios y una familia que, si bien lo apoyaba, especulaba en que solo sería un hobby de algunos añitos, configuraban un contexto de dudas. Y dudó. Y se retiró del fútbol. Tal vez mejor llevar una vida normal, pensó. Pero lo suyo no era el ahogo de una sala, era la libertad del juego; no era el estrés de una prueba, era la presión de una hinchada; y no refugiarse en la comodidad de su estatus, y sí sentir la adrenalina galopante de ser uno más en una cancha. Porque no era Vidal, ni Alexis, ni Matías, pero cumplía, claro que cumplía, y era feliz, y con eso bastaba. Y obligado por la sangre, regresó. El destino lo devolvió en el popular Colo Colo y desde el bajo perfil, pero siempre metiendo, supo ganarse un espacio. Y el respeto de esas tribunas. Y Jugó en Boca Juniors. Y fue dos veces campeón de América, en la segunda con un importante protagonismo. Ya maduro regresó al equipo de sus amores, la Universidad Católica. Y aunque en un principio hubo pifias por su paso albo, en la cancha nuevamente se ganó el respeto y el cariño de la gente. Y este año, ya con la jineta de capitán, fue con creces el más regular y el líder que llevó a su equipo al decimotercer campeonato de su historia. Y sus amigos universitarios dicen que lo conocen; su familia llora del orgullo; y él ha sido quien quiso ser. José Pedro Fuenzalida, el Chapa. #BB

Vía Barrio Bravo

https://m.facebook.com/barriobravoclub/photos/a.890873647617764/2137997482905368/?type=3

Comenta con Facebook

Equipo de Prensa Editor en Jefe

Indicadores

Lunes 17 de Diciembre de 2018
  • UF: $27.565,79
  • Dólar: $686,44
  • Euro: $775,81
  • IPC: 0,40%
  • UTM: $48.353,00
  • IVP: $28.654,53
  • Imacec: 4,20%
  • TPM: 2,75%
  • Libra de Cobre: 2,79
  • Tasa de desempleo: 7,10%