Tecnología

Outsourcing en tiempos de agilidad empresarial y transformación digital

El nuevo escenario tecnológico que enfrentan las empresas ha hecho que éstas necesiten de un personal tercerizado más capacitado y especializado en tareas propias de los procesos específicos a desarrollar.

Algunas de las ventajas que entrega la subcontratación, también conocida como outsourcing, incluyen el ahorro de costos, enfoque en el core de negocios y disminución de riesgos. Por muy conveniente que suene lo anterior, en el marco de la agilidad empresarial y la transformación digital que están llevando a cabo las compañías, es menester entender los impactos y alcances que estos nuevos paradigmas imponen.

La analítica, la robótica, la inteligencia artificial o el Big Data, necesitan de un alto grado de conocimiento en herramientas, metodologías y disciplinas, de modo que el personal encargado de estos temas debe estar en un proceso constante de preparación y formación. Es aquí donde el outsourcing se ve impactado, pues se requiere de personal tercerizado más capacitado y especializado en tareas propias de los procesos específicos a desarrollar.

Un ejemplo bastante común se refiere a la tercerización de las tareas de testing y calidad. “Con esto, las empresas dueñas del proceso, logran abstraerse de la “opinión sesgada” que se puede generar al probar un software o un proceso internamente, sobre todo cuando quienes testean fueron los mismos que construyeron el software”, explica Omar Palma, gerente general de mySolutions, empresa asesora en TI.

Otro ejemplo lo constituye la analítica, la que utiliza grandes cantidades de datos de una compañía para obtener información relevante para la toma de decisiones. Estos procesos requieren de herramientas y personal experto en correlacionar la Big Data y emitir informes que permitan direccionar el negocio hacia una mayor eficiencia, ya sea en términos comerciales, de marketing, financieros o en la operación misma.

Ante los cambios en el paradigma empresarial, del outsourcing se espera un servicio más especializado: “con personal certificado en las herramientas o metodologías que el mercado exige, como pueden ser SCRUM, ISTQB, ITIL, entre otras, dependiendo de la labor y las responsabilidades de cada rol en el equipo”, agrega Palma.

Mientras las compañías requieran de conocimientos muy especializados para adaptar sus negocios a los nuevos tiempos, el outsourcing no va a desaparecer: “lo que no puede externalizarse es la cultura de la innovación, de la adaptación al cambio y sobre todo, el querer transformar la forma de hacer negocios. Eso debe ser parte del alma de cualquier empresa que se encuentre en proceso de transformación digital”, afirma el gerente general de mySolutions.

Sin embargo, sí se puede confiar a expertos en las nuevas tecnologías como la Inteligencia Artificial, la robótica, la automatización, la analítica, la calidad de software y otras, la posibilidad de apoyar a los equipos internos en ese proceso de adaptación y adopción de las nuevas tecnologías que harán que la compañía sea más competitiva.

Comenta con Facebook