Columna de Opinión Economia emprendimiento Innovacion Tecnología Transformación Digital

LA DIGITALIZACIÓN ACELERARÁ LA DESIGUALDAD Y EL MONOPOLIO SERÁ ABSOLUTO

La digitalización acelerará la desigualdad y el monopolio será absoluto. 

En el campo tecnológico estamos viviendo uno de los momentos más importantes de nuestra historia, donde en los próximos años se definirá el futuro donde viviremos.

La concentración económica, mezclada con el monopolio de las grandes empresas multinacionales digitales que hoy “gobiernan” nuestro mundo, empezará a crecer sin poder volver atrás.

Este grupo denominado el GAFAM (Google, Apple, Facebook, Amazon y Microsoft), hoy concentra el poder absoluto sobre nosotros. No sólo podemos hablar de un conjunto de empresas que representan las 5 firmas más valiosas del mundo según Forbes, sino que, sin ellas, hoy no podríamos vivir.

Su poder se vio reflejado en los últimos días al callar al presidente de los Estados Unidos, coartándole la  libertad de expresión.

El viernes pasado, Twitter y Facebook cerraron la cuenta del presidente de USA, y cuando sus seguidores trataron de bajar otra aplicación (Parler), para no ser censurados, Amazon Web Service, sistema de servidores de Amazon donde estaba alojada la aplicación Parler, fue bajada por Amazon para impedir al presidente comunicarse por esta aplicación. Esto desata un precedente nunca antes visto y pone al descubierto el poder de esta red de 5 empresas que hoy nos “gobiernan”.

Lo que hace tan poderosas a estas empresas es la concentración de usuarios, formándose un cuello de botella capaz de imponer sus reglas a todos. En un mundo normal de libre mercado, llegar primero es una ventaja considerable pero no decisiva, ya que cualquier competidor puede llegar con un producto mejor y más barato y desbancarte. Internet funciona diferente, donde si tus amigos tienen Facebook e Instagram ¿por qué elegirás otra red social? Donde Amazon tiene todos los productos del mundo, ¿por qué comprar en otra web? y así suma y sigue.  Google, el buscador universal tan poderoso que provocó que el diccionario Oxford recogiera la palabra “googlear” como sinónimo de buscar información, o mucho más abstracto, como Apple, donde uno no se compra un teléfono, si no que compras un Iphone.

Una de las personas más anónimas del grupo de los billonarios, inversor de estas empresas, Peter Thiel, Cofundador de Paypal, pone en su libro “De cero a uno”, las 4 leyes para instaurar este monopolio (Tecnología propia, Economía de escala, Marca y el más poderoso; “Efecto Red”).

Estas marcas están actuando deliberadamente en bloque, el control es prácticamente absoluto, un grupo de billonarios controlando el mundo donde su lema por defecto cuando nace un competir son tres palabra; VENDES, TE COPIO o MUERES. Varias empresas han tenido que sucumbir a estas tres opciones.

Uber, que aspira a sumar su sigla a las GAFAM, es un buen ejemplo para entender el proceso.

Cualquier startup es deficitaria al principio, pero Uber quema dinero como ninguna otra empresa en toda la historia. Pierde unos 1.000 millones de dólares cada tres meses desde hace años, con récords como el del segundo trimestre de 2019, cuando fueron 5.200 millones. Eso no evita que los inversores le sigan inyectando dinero sin mirar atrás. Su valor no tiene nada que ver con la posibilidad de que gane el conflicto con el taxi, sino con la capacidad de su tecnología para monopolizar el transporte urbano. Hoy trabaja con coches, patinetes y repartos. Ya está probando coches autónomos y vehículos voladores. Practica una economía a escala, tiene tecnología propia y marca. Cuando consiga el “efecto red” en cualquiera de esos campos, habrá llegado a la meta.

Las empresas que quieran entrar en este selecto grupo, ya no se enfocan en la cantidad de plata que ganen, sino en buscar el “efecto red”, el Santo Grial para perpetuarse en el poder, como cualquier dictador de un país. Es por esto que más temprano que tarde no podrá haber competencia, las leyes del mercado no podrán regularse y la competencia será imposible que sea justa, esto provocará mayor desigualdad y un monopolio que sólo la política podrá solucionar, siempre y cuando entiendan que estamos absorbidos en un mundo que si no se llega a tiempo no habrá marcha atrás.

Sebastián Jaramillo Bossi, CEO de Kuick

Comenta con Facebook