Propiedades

Conoce las ventajas y por qué muchos están eligiendo esta opción

Muchos siguen optando por propiedades más grandes, pensando en que pueden pagarlo, por estatus, o porque ven un aumento en sus ingresos que los hace tomar la decisión. Pero la tendencia hoy es a elegir unidades con menos metros cuadrados y los expertos aplauden la medida. ¿La razón? Se cumple la lógica de pagar con el arriendo el dividendo. Expertos te explican todas las variables que influyen en esta decisión.

 

Según el último informe de la Cámara Chilena de la Construcción, muestra que sigue aumentando la compra de viviendas nuevas y dentro de estas la adquisición de departamentos por sobre las casas. También hay un incremento en los precios y tasas, pero la tendencia al alza no se detiene y todo indica que estamos viviendo un boom inmobiliario, que muchos quieren aprovechar.

Ante esto, la decisión que se debe tomar es qué es más conveniente a la hora de adquirir un inmueble y partir de la base si éste lo quiero para vivir o para invertir.

¿La tendencia? Comprar departamentos pequeños, en sectores clave de la ciudad y que puedan “pagarse solos”, es decir, que con el arriendo se pueda cubrir el dividendo e incluso, ganes dinero.

Francisco Ackermann, gerente comercial de Capitalizarme.com señala que “en nuestra experiencia, lo más demandado son los departamentos de pequeño metraje, donde se logra cumplir de mejor manera la premisa de pagarse el dividendo con el arriendo. Las tipologías que predominan son los Studios, 1 Dormitorio – 1 baño y 2 Dormitorios – 1 Baño”.

Es por eso, que los expertos de Capitalizarme.com analizan la situación actual y entregan datos muy importantes de por qué hoy los compradores están eligiendo los inmuebles con menos metros cuadrados y dónde está comprando la gente, además de entregar 6 razones por las cuales eligen estas unidades.

1.     Son más fáciles de mantener. Cualquiera que haya tenido un departamento grande sabe la cantidad de tiempo, energía y esfuerzo que se requiere para mantenerlo, hacerle ajustes y reparaciones. En igualdad de condiciones, un departamento más pequeño requiere menos tiempo, energía y esfuerzo para llevar a cabo esa tarea.

2.     Es menos costoso. Los departamentos más pequeños son menos costosos de comprar y  de mantener con servicios como gastos comunes, electricidad y calefacción, entre otros.

3.     Menos deuda y menos riesgo. Decenas de calculadoras en línea te ayudarán a determinar “la cantidad de vivienda que puedes pagar”. Estas fórmulas se basan en los ingresos netos, los ahorros, la deuda actual y los pagos mensuales de la hipoteca. También se basan en la premisa de que debemos gastar “el 28% de nuestros ingresos netos en nuestros pagos hipotecarios mensuales”. Pero si podemos ser más estables financieramente y más felices gastando sólo un 15% … entonces ¿por qué alguna vez elegiríamos gastar 28?

4.     Liberación mental. Si decides invertir en inmuebles más pequeños, tendrás menos gastos fijos, lo que te permitirá reducir el estrés del día a día.

5.     Mayor posibilidad de arriendo. Si decides invertir en departamentos pequeños para arrendarlos, es más probable que consigas arrendatarios sin inconveniente alguno.

6.     Mercado más amplio para vender. Según su propia definición, una vivienda más pequeña y asequible es viable para un porcentaje mayor de la población que una vivienda más cara y menos viable de poder comprar.

Comenta con Facebook